Fundación Prosegur apoya la educación en Paraguay con su programa Piecitos Colorados

Publicado en fecha 25-04-2016
La Fundación Prosegur, institución que canaliza la acción social y cultural de la Compañía ha sumado una escuela más en Paraguay a su proyecto de Cooperación al Desarrollo “Piecitos Colorados”. Se trata de la Escuela Básica Nº 7300 Nuevo Horizonte, ubicada en el asentamiento Ciudad Nueva de la ciudad de Coronel Oviedo, Departamento de Caaguazú, y que educa actualmente a 65 alumnos desde pre-escolar hasta el 6º grado.

Gracias a esta nueva adhesión, Piecitos Colorados cuenta ya con siete escuelas en el país que benefician a más de 2.300 estudiantes. Los centros educativos están ubicados en diferentes regiones: Sagrada Familia, Santa Catalina y San Ramón en el Departamento Central; Santa Inés en Presidente Franco; San Miguel en Concepción y Augusto Roa Bastos en Capitán Miranda. 

“Agradecemos inmensamente a la Fundación Prosegur por confiar en nosotros y por elegir a esta institución en la ciudad de Coronel Oviedo para apoyar la educación de estos niños que tanto necesitan, y que estoy segura contribuirá al fortalecimiento y progreso de la comunidad en general”, afirmó Liliana González, directora del centro educativo.

Para transformar las escuelas e impulsar su desarrollo, Piecitos Colorados plantea un trabajo colaborativo y un compromiso activo de las familias y el cuerpo docente, basado en cuatro fases de intervención: rehabilitación de infraestructuras y servicios básicos, formación nutricional, apoyo educativo y el fomento del deporte.

“Piecitos Colorados no sería posible sin la implicación activa de los empleados de Prosegur, quienes involucrados desde el inicio se muestran muy motivados por apoyar este proyecto que fomenta la solidaridad y el trabajo en equipo” manifestó Mario Marmolejo, Gerente de la Sucursal de Prosegur en Coronel Oviedo.

El origen del programa se remonta al año 2006, cuando un grupo de colaboradores de la compañía en Argentina identificaron la difícil situación de algunas escuelas rurales del norte del país. Eran centros con graves carencias en infraestructura y servicios básicos, situados en zonas aisladas y cuyos alumnos tenían que caminar kilómetros para asistir a clases. El apoyo local a estas primeras escuelas y el impacto producido en ellas constituyeron el germen de Piecitos Colorados: un programa de carácter integral que la Fundación Prosegur profesionalizó y extendió al resto de los países de Latinoamérica. 

El proyecto  tiene como premisa ser un agente de cambio, alejándose de intervenciones puntuales y asistencialistas. Potenciando las capacidades humanas y mejorando el aprovechamiento de los recursos del entorno, Piecitos Colorados  aspira a lograr a largo plazo la autogestión de las escuelas, incrementando sus oportunidades de desarrollo sostenible.