Prácticas sustentables: cómo producir más, con menos

Publicado en fecha 27-05-2022
La producción sostenible permite al productor diferenciarse de su competencia y acceder a mercados con pago diferencial por los requisitos de sustentabilidad.

Los beneficios económicos, sociales y ambientales de un modelo de producción más equilibrado fueron expuestos en la charla “La producción sostenible: un compromiso con el mundo”, desarrollada en la Expo Pioneros 2022 organizada por la multinacional Control Unión. 

La disertación se realizó el viernes 27 del corriente y estuvo a cargo del Ing. Agr. Carlos Picco, coordinador y auditor del departamento de Certificaciones de Control Unión, participaron productores agropecuarios con mucho interés en conocer más sobre lo que representa la producción sostenible.

El profesional explicó que la sostenibilidad busca la mayor producción posible utilizando la menor cantidad de recursos disponibles, apuntando a satisfacer las necesidades actuales sin comprometer a las generaciones futuras, asegurando que el principal beneficio de una producción sostenible es el ahorro de los recursos que no impactan de manera significativa en el aumento o mantenimiento de la producción.

Con relación al rendimiento en porcentajes bajo este modelo de producción, Picco explicó que cada comportamiento es único en las variables de sostenibilidad y no es posible generalizar.

Como ejemplo de éxito citó un estudio realizado por Control Unión para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo - PNUD y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), donde los resultados arrojaron que los productores con una certificación de sostenibilidad, en comparación a los no certificados, lograban un ahorro de USD 59,97 por hectárea, considerando insumos y combustibles. “Adicionalmente a los resultados tangibles, se debe hacer mención a los intangibles como protección del medioambiente y aspectos sociales positivos”, señaló.

Los esquemas de certificación implican que el operador entienda o defina qué norma necesita certificar, dependiendo del mercado o cliente; conocer el alcance de la norma; comprender los requisitos para con el producto y proceso. Asimismo, que los productores implementen y cumplan esos requisitos, contrate una compañía acreditada para certificar la norma o esquema, se audite y utilice correctamente.

“Las prácticas de producción sostenibles son trasversales a todos los productores, pero ¿Quién no quisiera producir más, con menos y por más tiempo? con técnicas que todo productor puede y debería realizar”, dijo. Agregó que, considerando el mercado global ocurren dos fenómenos aislados que convergen en la misma solución: las certificaciones; el primer fenómeno es que el sector productivo busca una mayor eficiencia productiva para lograr mayor competitividad y la otra, el comprador consciente, que tiene la necesidad de consumo de productos que demuestren la sostenibilidad de sus procesos productivos. 

Finalmente, el disertante manifestó que, a nivel de mercado, los operadores pueden acceder a beneficios como premio en precio, acceso a mercados, reducción impositiva, prioridad por parte de consumidores, disminución en la tasa crediticia y acceso a créditos bancarios.

Con base en la experiencia de la multinacional, algunos de los esquemas de sostenibilidad más difundidos a nivel país son: CRS (Cefetra Responsibility Soy); RTRS (Mesa Redonda de Soja Responsable - Roundtable for Responsible Soybean); 2BSvs (Esquema voluntario de Sostenibilidad de Biomasa y Biocombustibles – Biomass Biofuels Sustainability Voluntary Scheme) y ISCC (Certificación Internacional de Sostenibilidad y Carbono – International Sustainability and Carbon Certification).

Los que predominan en el Chaco son Smeta y Orgánico UE, USDA-NOP, JAS (agricultura y ganadería). En lo que respecta a ganadería sostenible existen varias iniciativas que están vigentes, una de ellas es la Mesa Paraguaya de Carne Sostenible (MPCS), de la que Control Unión es parte, lo crucial es que creen las métricas de sustentabilidad más adaptadas a la realidad del país y con ello convertir a Paraguay en un referente global en producción de carne sostenible.