Granja familiar produce con prácticas sostenibles en armonía con la reserva Itabo

Publicado en fecha 19-10-2021
En el límite de la Reserva Natural Itabo, una de las Áreas Silvestres Protegidas de ITAIPU Binacional, la pareja conformada por Elvio Qerino Pereira y Leonira Dallabrida lleva adelante una granja familiar que tiene como filosofía de trabajo el respeto por la conservación de la naturaleza. Esta es una de las unidades de producción que operan con prácticas sostenibles en el territorio de la Reserva de Biósfera ITAIPU (RBI).

La granja está situada en el distrito de Mbaracayú, Alto Paraná. Se dedica a la producción de leche, queso y huevo para consumo propio y para la venta, mediante el uso de métodos tradicionales en su mayor parte.

El matrimonio, conformado por inmigrantes brasileños, es consciente de que el emprendimiento no hubiera sido sostenible sin los beneficios que aporta la Reserva Natural Itabo.

“Es una bendición estar al lado de una reserva natural que está al cuidado de ITAIPU y tiene una riqueza incalculable. Si no éramos vecinos de este lugar, ya hubiéramos abandonado la granja hace tiempo, porque no se puede trabajar con animales en un ambiente donde exista uso masivo de productos químicos”, expresó Pereira, quien llegó al Paraguay hace 36 años.

A su turno, Leonira comentó que gracias al fruto del trabajo en el establecimiento familiar, sus tres hijos tuvieron la oportunidad de acceder a una formación académica. Adelantó que el objetivo es aumentar la producción en el futuro, principalmente de huevo.

En esta proyección, el cuidado ambiental es de importancia vital, sobre todo en lo que respecta a la calidad del agua que riega parte de la propiedad de estos pequeños productores. “No condenemos a las generaciones futuras degradando la naturaleza. Más bien, contribuyamos a que el medio ambiente esté cada vez más firme y fuerte”, manifestaron.

La Reserva Natural Itabó está localizada en la margen derecha del río Paraná, formando parte de la zona núcleo de la Reserva de Biósfera ITAIPU. Cuenta con una superficie de 18.293 hectáreas, en la que se destacan grandes árboles como lapacho, yvyra pyta, cedro, peterevy, guatambu, entre otros. Registra además la presencia de especies de plantas en peligro de extinción como los helechos arborescentes o chachi y el palmito. Entre su fauna se identifican 32 especies de mamíferos, 310 especies de aves, 22 especies de reptiles y 44 especies de peces.

Fomentar la armonía entre la conservación ambiental y el desarrollo sostenible es el propósito de la RBI, que abarca más de un millón de hectáreas en Alto Paraná y Canindeyú, en la zona de influencia de la Central Hidroeléctrica ITAIPU.