OCDE prevé que el PIB global crezca 3,8% en 2018 y 3,9% en 2019

Publicado en fecha 31-05-2018
Después de un largo periodo de débil crecimiento, la economía mundial mantendrá tasas de expansión cercanas a 4%, durante este año y el próximo, niveles históricos en varias décadas, advirtió la OCDE.

Después de un largo periodo de débil crecimiento, la economía mundial mantendrá tasas de expansión cercanas a 4%, durante este año y el próximo, que son niveles históricos en varias décadas, advierte la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En la actualización del Panorama Económico de medio año, consignaron que para mantener ese ritmo de expansión los países con espacio fiscal podrían apoyarse del impulso de políticas expansivas.

Ahí mismo, previeron que el Producto Interno Bruto (PIB) mundial alcanzará un crecimiento de 3,8% este año y de 3,9% para el próximo.

Anticiparon que el motor de crecimiento de las economías avanzadas estará en Estados Unidos (EE.UU), a quien ven con una expansión de 2,9% en este año, un pronóstico similar al que divulgaron en marzo, cuando la OCDE actualizó su Panorama Económico para países del Grupo de los Siete.

Según su análisis, el fortalecimiento del PIB para este año en EE.UU es atribuible al impulso fiscal, a la expansión del empleo y a la creciente confianza del consumidor, que en conjunto favorece al desempeño de la economía.

No obstante, destacan que este impulso fiscal “perderá fuerza sustancialmente”, puesto que los industriales favorecidos tendrán que decidir entre impulsar su capacidad productiva o apoyar la inversión en infraestructura. Cualquiera que sea su decisión, se apoyarán en el margen a la actividad, detallaron.

Se irá reduciendo el impacto
Sobre el proceso de normalización monetaria de la Fed, dijeron que la inflación seguirá subiendo de forma modesta alrededor del objetivo y anticipan, apoyándose en los Dot Plots del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés), que las tasas terminarán el 2019 “cerca de 3,25 por ciento”.

De confirmarse, se esperaría un incremento de 150 puntos adicionales en varios movimientos de aquí a fines del 2019.

En el informe sostuvieron la previsión de una ligera desaceleración de la primera economía del mundo para el próximo año, que les llevará a una tasa del PIB de 2.8%, tal cual estaba el pronóstico de hace dos meses.

Para Japón, la tercera economía del mundo, anticipan que el PIB registrará una desaceleración respecto del año pasado, para ubicar su crecimiento en 1,2% este año y el próximo.

La proyección para este año es similar a la presentada en marzo, pero superior en 1 décima a la que tenían entonces para el año entrante.

Con el brío en Asia
Entre los emergentes, pronostican que el impulso de crecimiento estará en India, que logrará una expansión de 7,4% este año y de 7,5% el próximo. En ambas proyecciones se incorpora un aumento de 2 y 3 décimas de punto, respectivamente, contra las que tenía la OCDE en marzo.

La segunda economía del planeta, China, continuará en lenta desaceleración; se prevé una tasa de crecimiento de 6,7% en este año y 6,4% en el próximo.

A Brasil lo ven expandiéndose a una tasa de 2% este año y 2,9% el próximo. Se trata de previsiones que incorporan un alza desde 1,9% para el 2018 y 2,3% para el 2019.

Inversión y comercio mundial
La previsión de la OCDE para la economía mundial es muy positiva si se toma en cuenta que un sólido crecimiento es apoyado por el rebote de inversiones y del comercio mundial. Consigna que la recuperación de la inversión en particular es valiosa tomando en cuenta que su desempeño ha sido determinante para la actividad.

Matiza que pese a la recuperación del comercio, su aportación no es espectacular y sigue reflejando tensiones por el proteccionismo de economías avanzadas. Los expertos de la entidad advierten que ahora que ha regresado o está regresando a la normalidad la política monetaria que por años se mantuvo como la medida única para la recuperación, se puede decir que “toca el turno en el juego” a la política fiscal.